Le damos un giro a una ensalada Caprese tradicional donde a los sabores frescos del tomate, la albahaca y el queso mozarella, se le agrega la dulzura de la sandía y contraste del vinagre. Ideal como aperitivo para una comida de verano o como un tentempié delicioso.

El tomate es rico en vitaminas y minerales: esta hortaliza aporta vitamina C, un potente antioxidante natural, además de vitamina A, K, hierro y potasio. Además tiene propiedades antioxidantes, es un remedio natural contra el envejecimiento y un gran aliado del aspecto de nuestra piel.

Ingredientes

  • 125 ml de vinagre de vino blanco o vinagre balsámico blanco
  • 2 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 1/4 cucharadita de pimienta
  • 6 rodajas de sandía cortada en triángulos, cada una de unos 7.5 cm de ancho por 1 cm de grosor
  • 4 bolas de queso mozzarella (aproximadamente 100 g)
  • 2 tomates
  • 12 hojas de albahaca fresca pequeñas
  • 12 palillos
  • Pimienta negra recién molida

Instrucciones

  • En un plato o recipiente grande y poco profundo, mezcla el vinagre, la albahaca troceada, la sal y la pimienta.
  • Corta la sandía en triángulos y cada bola de queso mozarella en 6 rodajas, obteniendo 24 trozos en total.
  • Añade las rodajas de sandía y mozzarella a la mezcla del vinagre. Tápalo y déjalo macerar en el refrigerador durante al menos 30 minutos o hasta 8 horas.
  • Corta los tomates transversalmente en doce rodajas, cada una de aproximadamente 0.5 cm de grosor. Sumérjelas en adobo cubriendo ambos lados.
  • En cada palillo, coloca una rodaja de sandía, una rodaja de mozzarella, una rodaja de tomate y luego otra rodaja de mozzarella. Remátalo con una hoja de albahaca.
  • Coloca los montaditos en un plato o platos individuales y espolvorea con pimienta fresca.